miércoles, 25 de septiembre de 2013

Total look : Blanco

Para comenzar con nuestros posts sobre gamas de color, ¿qué mejor comienzo que un lienzo en blanco?
Los que quieran concebir la casa como un contenedor minimalista, de lineas puras y con aire algo monacal, tienen en el total white un soporte sobre el que piezas de arte o el propio mobiliario cobran mayor fuerza.

 
 
Los más románticos hallarán una buena baza en las gamas de blanco roto, blanco hueso, beiges y grises muy claros.
 
 
Mezclaremos texturas como maderas lavadas, azulejos, piedra, y subrayaremos con notas de color puntuales si se quiere introducir algo de contraste. ¿Quién no recuerda las colchas de crochet “de la abuela” o los visillos con aires victorianos?
 
Los adeptos al estilo mediterráneo se unirán también al club...
 
 
Paredes encaladas siempre en blanco, conviven con cerámicas, rafias, linos, maderas crudas, o pintadas para dar toques de contraste, como en el mismísimo Mykonos o la cercana Mallorca.
 
Un rasgo común a todos los looks total white es el riesgo de la frialdad a la hora de iluminar los ambientes. Para evitarlo, utilizaremos siempre lámparas de tono cálido. Al final de la jornada, la luz de las velas será la mejor elección...