lunes, 21 de julio de 2014

Tony Duquette, el maestro de la opulencia



Hola a todos!!

Hoy recordamos la figura de Tony Duquette, considerado icono del diseño en América.

Nacido en Los Angeles en 1919, fue un verdadero hombre del Renacimiento en pleno siglo XX, dedicándose al interiorismo, decoración para cine, teatro y ópera, publicidad, paisajismo, escaparatismo, joyería y diseño de vestuario.
Su nombre es sinónimo de exotismo, suntuosidad, opulencia, y dominio del color y de materiales exquisitos e insólitos.





Después de estudiar en la Yale School of the Theatre y de graduarse en el Instituto de Arte Chouinard , comenzó a trabajar en la publicidad, además de free-lance para diseñadores como William Haines, James Pendleton y Adrian.  




Trabajó como decorador , y diseñador de vestuario en películas, entre ellas muchas producciones MGM bajo los auspicios del productor Arthur Freed y el director Vincente Minnelli , asi como interiorismo de viviendas, nightclubs o lugares públicos.




En 1935, Duquette fue descubierto por la diseñadora  y socialité Elsie de Wolfe . A través del patrocinio de de Wolfe y su esposo Sir Charles Mendl, Duquette se estableció como uno de los principales diseñadores en Los Angeles.  A lo largo de su vida contó con clientes de la talla de Mary Pickford o los Duques de Windsor, Doris Duke, Norton Simon, J. Paul Getty ,o Elizabeth Arden.

En 1949 se casó con la artista Elizabeth Johnstone, con la cual formaría tándem profesional durante sus 46 años de matrimonio.





A su carrera hay que sumar su andadura como artista plástico , con numerosas exposiciones individuales por todo el mundo. Otras de sus facetas fueron las de decorador de eventos, diseñador de joyas y estilista para las estrellas de Hollywood, abriendo un salón en unos antiguos estudios junto a su mujer.




Sus interiores para espacios públicos o comerciales son bien conocidos, destacando el  Hilton Hawaiian Village, Sheraton Universal Hotel, Ritz Carlton Hotel en Chicago , Los Angeles Music Center y la UCLA. 




 Duquette continuó trabajando como decorador y creando piezas únicas de joyería hasta su muerte , a los 85 años, en 1999. Su legado y creatividad siguen vivos de la mano de su socio durante 30 años, Hutton Wilkinson.