miércoles, 4 de noviembre de 2015

Eclecticismo en el Salón-IDEAS Y CONSEJOS.


En el salón la paleta de colores es limitada, con los neutros como (casi) absolutos protagonistas. Para evitar la monotonía:
1. Abundancia de textura: alfombras, paredes de piedra, piel, tela…
2. Mezcla de estilos.
3. Pequeños toques de color. Empezando por el cuadro, que inspira los colores utilizados: azul en cojines y jarrones, rojo en esa (maravillosa) butaca tapizada en tartán.



La ventaja de utilizar este estilo decorativo es la cantidad de juego que te da ,ya que podemos alternar tapizados y obras de arte según nuestro estado de ánimo.

Si bien es cierto, se tiende a confundir el estilo “personal” que es la forma de definir el estilo ecléctico, con el “batiburrillo”, cosa que no debería ser. Si no se sigue un estilo decorativo en particular, hay que tener claro que la decoración debe tener un sentido y los elementos en ella tienen que cumplir una función.

Una fórmula sencilla de conseguir armonía es haciendo que los elementos meramente decorativos, se acoplen al estilo de aquellos que sean básicos. Es decir, en un salón por ejemplo, el estilo decorativo del sofá será el estilo principal y elementos como almohadones, colchas, cortinas etc. lo complementarán.

Otra forma sería intentar crear un patrón, ya sea mirando las características que tiene en común el mobiliario, para así potenciarlas (el material del que estén hechos, el color, etc.) o bien, consiguiendo ese patrón dando un mismo acabado (a través del color, del tapizado, etc.)